alimentándonos de oxígeno

con sus raíces entrecruzadas

entre hermanos de otros frutos 

y de innumerables usos;

moviéndose más lento

para entonces quedarse más tiempo,

y enfriarnos la tierra con sombras 

atrapadoras de brisas, 

y de mariposas en busca de caricias...